Síndrome antifosfolípido, ¿Qué debes comer y evitar?

0
95

El síndrome antifosfolípido se da cuando el sistema inmune crea por error anticuerpos que hacen que nuestra sangre sea propensa a coagularse.

Esto nos puede provocar la aparición de coágulos de sangre peligrosos en las piernas, riñones, pulmones y cerebro.

En las mujeres embarazadas este síndrome es muy peligroso, ya que puede provocar un aborto espontáneo o una muerte fetal.

Actualmente no existe cura para este trastorno, pero existen medicamentos que pueden reducir el riesgo de la formación de coágulos de sangre.

El síndrome antifosfolípido puede producirse debido a una enfermedad no diagnosticada como un trastorno auto-inmune, una infección o determinados medicamentos.

Es posible desarrollar el síndrome sin tener una causa preexistente.

Factores de Riesgo:

Entre los factores de riesgo del síndrome antifosfolípido podemos mencionar:

  • EL sexo: este trastorno es más común en mujeres que en los hombres.
  • Trastornos del sistema inmunitario: padecer otros trastornos auto-inmunes como lupus aumenta el riesgo del síndrome antifosfolípido.
  • Infecciones: es común en personas que tienen infecciones como sífilis, VIH/SIDA, hepatitis C o enfermedad de Lyme.
  • Medicamentos: hay medicamentos relacionados con el síndrome, como la hidralazina para la presión alta, la quinidina que regula la frecuencia cardíaca, la fenitoína que es un anti-convulsivo y el antibiótico amoxicilina.
  • Antecedentes familiares: Este síndrome puede ser hereditario.

¿Como prevenimos los coágulos?

El tratamiento se dirige a evitar trombos y por eso se recetan anti-coagulantes como la heparina o el ácido acetilsalicílico, el principio activo de la aspirina.

Este tratamiento debe adaptarse a cada caso, ya que hay diversos grados del problema, y eso debe valorarlo siempre el médico especialista.

La medicina naturista utiliza alimentos y plantas anti-coagulantes como el ajo o las perlas de aceite de onagra, que sumarían su efecto al de la aspirina.

Lo mejor es escoger una sola opción que sea mesurable y que se tome de forma regular.

También se aconseja una dieta protectora de las enfermedades auto-inmunes basada en excluir carnes y embutidos, lácteos y derivados, y cereales con gluten.

¿Como debe ser mi dieta si padezco síndrome antifosfolípido?

Aunque el síndrome no tiene cura existen algunos medicamentos para tratarlo, así mismo realizando algunos cambios en nuestra alimentación.

Debes tener en cuenta que los alimentos que consumas no deben contener vitamina K o que tenga lo menos posible.

¿Que debemos comer?

Ajo:

El ajo es considerado uno de los mejores antioxidantes y nos ayuda a prevenir enfermedades cardiovasculares.

Se ha demostrado que es un excelente anti-coagulante.

Al consumir un diente de ajo al día se disminuyen los niveles de plaquetas y se baja la producción de vitamina K.

El ajo también te ayuda a disminuir el colesterol, combatir infecciones, protege tus arterias, combate la hipertensión y evita los coágulos de sangre.

Aceite de pescado:

El contenido de omega 3 del aceite de pescado nos ayuda a prevenir trastornos cadiovasculares.

Al mismo tiempo nos ayuda a diluir considerablemente la sangre.

Los ácidos grasos del omega 3 afectan de manera positiva a nuestro sistema inmune y tienen un efecto anti-inflamatorio en el cuerpo.

El aceite de pescado nos ayuda a mejorar la rigidez matutina y el dolor en las articulaciones provocado por artritis reumatoide.

La cebolla:

La Cebolla es un muy bien anti-coagulante natural, es un alimento versátil que se puede agregar a la dieta diaria de múltiples formas.

Lo más recomendables es comerla cruda, pero de cualquier manera es buena para mantener la vitamina K controlada.

La cebolla son una fuente de fibra, lo que contribuye a la ingesta de fibras solubles, también es diurética y es buena para la circulación.

¿Que debemos evitar?

Como mencioné anteriormente, la vitamina K es un factor importante en la coagulación de la sangre.

Esta debe ser controlada, por lo que una persona que padece del síndrome antifosfolípido no debe consumir alimentos que contengan propiedades coagulantes.

Hígado de res:

El hígado es un alimento rico en vitamina K y por tanto no es recomendable que lo consumas mientras llevas un tratamiento anti-coagulante.

Algunas otras carnes también la contienen pero la mayor concentración la tiene específicamente este tipo de carne.

El consumo excesivo de hígado, nos solo de res si no también de otros tipos de carne puede empeorar también enfermedades como la gota o la hipercolesterolemia debido a su contenido de grasa y colesterol.

Algunas frutas y verduras:

Deberás consumir alimentos que no te aporten vitamina K o tengan la menor cantidad posible de ella.

Hay muchas frutas que tienen altos contenidos de vitamina K, sobretodo el kiwi, las pasas y las ciruelas.

Con una media cantidad de vitamina K como los son las uvas, también aportan a la coagulación de la sangre.

Así mismo deberás evitar alimentos como el aguacate, el brócoli, los repollitos de bruselas, el repollo, verduras de hoja verde y los garbanzos.


Una alimentación sana y equilibrada es una de las mejores armas que tenemos para luchar contra un gran número de enfermedades y padecimientos.

El síndrome antifosfolípido no es la excepción, si eres una de las personas que padece este síndrome consulta con un especialista.

Debes informar a tu nutriólogo acerca de tu padecimiento para que el/la especialista pueda realizar la mejor dieta adaptada a tus necesidades.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here