Señales que advierten que tu hígado está lleno de toxinas

0
1482

El hígado es esencial para digerir los alimentos y eliminar las sustancias tóxicas de nuestro organismo.

Es un órgano de un tamaño similar a un balón de fútbol y se ubica debajo de la caja torácica del lado derecho del abdomen.

Una de sus funciones es producir bilis para ayudar a desdoblar y quemar grasas.

También se encarga de purificar la sangre, combatir infecciones y convertir los alimentos en energía.

Debido a esto el hígado es una de las víctimas de nuestros malos hábitos y es uno de los órganos más importantes del cuerpo.

Es un sistema perfecto que realiza múltiples funciones vitales para que nuestro organismo funcione.

También es el centro de la química corporal y regulador de la cantidad de sangre en el organismo.

A pesar de esto, es vulnerable a nuestros malos hábitos de vida e ingesta de sustancias tóxicas, medicamentos y licor.

Entre los problemas más comunes podemos mencionar la cirrosis, la hepatitis o el hígado graso.

El hígado es capaz de limpiarse a sí mismo enviando toxinas al intestino para su excreción.

Señales comunes de que tu hígado tiene exceso toxinas:

A continuación voy a enumerar señales pueden ahorrarte un buen susto, ya que si tienes alguno o varios de estos síntomas puede significar que hay algo mal con tu hígado.

Nuestro cuerpo es más inteligente de lo que pensamos y si alguna parte de su compleja maquinaria esta fallando nos lo hará saber de alguna manera, sin embargo debemos saber leer esas señales.

Los siete síntomas más comunes de que tenemos un problema en el hígado son:

1- Mal aliento crónico:

Tener mal aliento de vez en cuando es normal, sobretodo después de comer ciertos alimentos.

Pero si el mal olor persiste, puede ser indicador de que tu hígado tiene un desequilibrio químico.

Este mal aliento tiene un nombre científico “Fetor hepaticus”.

Si tienes un sabor amargo constante en tu boca, puede ser porque tu hígado está produciendo un exceso de bilirrubina.

La bilirrubina es un líquido cuya función es ayudar a digerir las grasas que el organismo elimina a través de las heces.

Pero si se acumulan altos niveles en la sangre, puede llevar a enfermedades como la cirrosis o la anemia.

2- Angioma aracniforme:

Esta mancha con forma de araña aparece comúnmente en personas que abusan del alcohol.

Si no tomas con moderación, te arriesgas a que tu hígado sufra de cirrosis.

Si tus venas se ven así puede ser señal de que tu hígado sufre más de la cuenta cuando bebes alcohol.

Loa angiomas aracniformes aparecen con más frecuencia en la cara, el cuello, la parte superior del tronco, los brazos y los dedos de la mano.

3- Dolor en el abdomen:

El sentir dolor en la parte de arriba y derecha del abdomen es una señal que parece obvia, ya que es donde se encuentra el hígado.

Este dolor puede ser indicador de infección o colesterol alto y ocurre con más frecuencia si abusas del alcohol o los medicamentos.

4- Sueño y fatiga:

Es normal estar muy cansado de ves en cuando debido al estilo de vida que se lleva actualmente.

Pero si este estrés persiste puede ser indicador de que algo está mal en nuestro cuerpo.

Si cuando despiertas aún estás cansado puede ser porque tu hígado no convierte correctamente la comida en energía.

5- Alergias y picazón en la piel:

Como reacción a un hígado sobrecargado, nuestra piel se puede llenar de ronchas que causan comezón.

Si tu hígado no filtra todas las sustancias correctamente tu cuerpo lo interpreta como que son alergias y produce anticuerpos que harán que tu piel se enrojezca y te pique.

6- Palmas de las manos rojas:

Si la palma de tu mano se enrojece también puede ser debido a problemas de hígado.

Los vasos sanguíneos se dilatan como resultado de un desequilibrio hormonal que es más común en personas de 50 años o más.

También pueden ser un signo de problemas hepáticos como la cirrosis o la enfermedad de Wilson, especialmente si tienes más de 50 años

Por lo que debes poner atención a tus manos, para que estar seguro de que sabes qué te intentan decir.

La coloración roja en la palma de las manos, también conocido como eritema palmar, también puede ser signo de problemas hepáticos.

7- Orina oscura:

La orina oscura es una señal que parece fácil de entender.

Si tu orina es de un color más oscuro de lo normal es que tu cuerpo está desechando un extra de bilirrubina que tu hígado no combina con otros ácidos.

Puede ser que tu orina sea temporalmente más oscura por algo que hayas bebido.

Pero si el color persiste, talvez tu cuerpo quiera decirte algo y es hora de que vayas al médico.

8- Coloración amarilla en la piel y los ojos:

A este trastorno se le llama ictericia, que provoca una coloración amarilla en la piel, las membranas mucosas o los ojos.

El color amarillo proviene de la bilirrubina, un subproducto de los glóbulos rojos viejos.

Todos los días muere una pequeña cantidad de glóbulos rojos en nuestro cuerpo y se reemplazan con glóbulos nuevos.

El hígado elimina las células sanguíneas viejas, formando la bilirrubina.

Este órgano ayuda a descomponer la bilirrubina para que el cuerpo la pueda eliminar en las heces.

Pero cuando se acumula demasiada bilirrubina en el cuerpo, se puede presentar la Ictericia.

La ictericia se puede presentar en los siguientes casos:

  • Hay muchos glóbulos rojos muriendo o descomponiéndose pasando por el hígado.
  • El hígado está sobrecargado o presenta algún daño.
  • La bilirrubina del hígado es incapaz de movilizarse adecuadamente hacia el tubo digestivo.
La bilirrubina es un pigmento amarillo que tiene el organismo de forma habitual. En condiciones normales no suele dar problemas, pero algunas enfermedades pueden provocar que no se elimine bien y se acumule en la sangre.

Motivos más comunes por los que el hígado falla y como evitarlo:

Ahora que eres consciente de la función que cumple tu hígado y las señales que te manda cuando algo no va bien.

Deberías saber los motivos más comunes por los que el hígado falla:

  • Abuso de drogas y medicinas.
  • Sobrepeso.
  • Acumulación de grasa en el hígado.
  • Abuso de alcohol.
  • Razones genéticas y hereditarias.

Pero ¿Como podemos evitar que nuestro hígado nos tenga que mandar señales de advertencia?.

La mejor forma de cuidar el hígado es llevando una dieta baja en azúcares y toxinas.

Comiendo muchos alimentos ricos en fibra, como frutas, verduras, pan integral, arroz y cereales.

Además debemos beber mucha agua y hacer ejercicio. Aunque todo suena un poco a cliché pero, es porque funciona.

Otro de los trucos mágicos es reducir el estrés en nuestra vida al mínimo, aunque es más fácil decirlo que hacerlo.

Pero si nos lo proponemos seguro que lo conseguiremos ya que nuestro hígado y el resto de nuestro cuerpo nos lo van a agradecer.


Ahora que conocemos la importancia de la salud de nuestro hígado debemos preocuparnos en mantenerlo lo más sano posible.

Nuestro cuerpo siempre nos manda diversas señales de que algo anda mal, nosotros debemos interpretar dichas señales y saber identificar sus causas.

Por esta razón es importante que si detectas alguna de ellas consultes a tu médico, ya que es mejor prevenir que lamentar.

Nuestra salud siempre será lo más importante y es algo que no tiene precio.

Artículo anteriorTenosinovitis De Quervain
Soy una costarricense residente en México, por lo general soy una persona bastante sociable, me gusta trabajar en equipo y llevarme bien con mis compañeros eso hace más ameno el ambiente de trabajo y que pueda ambientarme y adaptarme a diferentes situaciones, uno de mis objetivos es siempre ser lo más eficiente posible en lo que hago, me gusta el orden y honestidad en las cosas y por lo general eso hace que sea buena en resolución de conflictos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here