¿Qué beneficios tiene para tu salud el consumo de alimentos fermentados?

0
194

La fermentación es un proceso natural por el cuál microorganismos como la levadura y las bacterias convierten los carbohidratos en alcohol o ácidos.

El alcohol y los ácidos actúan como conservantes naturales que le dan a los alimentos fermentados un sabor y acidez distintos.

Este proceso promueve a su vez el crecimiento de bacterias beneficiosas que conocemos como los probióticos.

Los probióticos nos ayudan a mejorar la función de nuestro sistema inmune, la salud digestiva y cardíaca, por lo que consumir alimentos fermentados contribuye significativamente a tu bienestar general.

El proceso de fermentación puede producir vitaminas, antioxidantes y moléculas que reducen la presión arterial y la inflamación.

El Prof. Robert Hutkins, de la Universidad de Nebraska recalca que existe un vínculo entre el consumo de alimentos fermentados y la reducción del riesgo de contraer ciertas enfermedades. 

“Estudios clínicos centrados en los beneficios de los productos lácteos como los yogures han demostrado mejoras en la salud ósea, la presión arterial y una disminución del riesgo de cáncer de colon y de enfermedades cardiovasculares”.

La fermentación controlada de alimentos se ha dado en diferentes culturas. Desde hace más de 7.000 años,  era una práctica conocida en China. También era habitual en Egipto o en México.

Beneficios del consumo de fermentados:

En la actualidad existen muchos alimentos muy comunes que se elaboran mediante procesos de fermentación como el yogurt, el café, el vino o la cerveza.

¿Sientes curiosidad por saber cuáles son sus beneficios? A continuación analizaremos una serie de datos acerca de los alimentos fermentados.

1- Mejora los procesos de digestión:

Los probióticos producidos mediante la fermentación te ayudarán a restablecer el equilibrio de bacterias amigables en el intestino y aliviar tus problemas digestivos.

Los probióticos reducen los síntomas del síndrome de intestino irritable.

Así mismo los alimentos fermentados te ayudarán a disminuir la gravedad de la diarrea, la hinchazón, los gases y el estreñimiento.

Por lo que el consumo de alimentos fermentados le ayudará especialmente si usted padece regularmente de problemas intestinales.

Si usted es una persona intolerante a la lactosa, debe saber que consumir alimentos fermentados como el yogurt le será de gran ayuda.

En el yogurt, los microorganismos vivos y su lactasa te ayudarán a descomponerla en el intestino.

Los síntomas de la intolerancia a la lactosa no desaparecerán del todo, pero se volverán más leves.

El yogur está constituido por una buena porción de ingredientes lácteos, al menos un 70%, lo que hace que tenga una mayor cantidad de proteínas y calcio.

2- Fortalece nuestro sistema inmunológico:

Las bacterias que viven en nuestro intestino tienen un impacto importante en nuestro sistema inmunológico.

Debido al alto contenido de probióticos de los alimentos fermentados, estos ayudarán a estimular su sistema inmunológico y reducir el riesgo de infecciones.

Así mismo nos ayudarán a recuperarnos más rápido si estamos enfermos.

Los alimentos fermentados son ricos en vitaminas C, hierro y zinc los cuáles han demostrado contribuir en gran manera a fortalecer el sistema inmunológico.

3- Hacen que los alimentos sean más fáciles de digerir:

Los procesos de fermentación ayudan a descomponer los nutrientes de los alimentos haciendo que estos sean más fáciles de digerir.

La fermentación ayuda a descomponer y destruir los antinutrientes como los fitatos y las lectinas.

Estos compuestos se encuentran en las semillas, nueces, granos y legumbres que interfieren con la absorción de nutrientes.

El consumo de frijoles fermentados o legumbres como el Tempeh aumentan la absorción de nutrientes beneficiosos, haciéndolos más nutritivos que los alimentos no fermentados.

El Tempeh es un fermentado de soja que contiene un gran aporte de proteínas vegetales, muchas veces se utiliza como sustituto de la carne.

4- Proceso de conservación natural:

La fermentación es la responsable de que nuestros alimentos posean un sabor más intenso y una gran variedad de texturas.

Pero además de esas ventajas no podemos olvidar que también contribuye a conservar los alimentos.

Durante mucho tiempo el ser humano se ha valido del proceso de fermentación para conservar alimentos para enfrentar las épocas de escasez.

La fermentación impide la proliferación de bacterias dañinas y ampliando la vida útil de los alimentos una vez fermentados.

Tipos de alimentos fermentados

1- Lácteos fermentados:

Su principal ventaja con respecto a la leche es su mejor digestión.

Debido a su menor contenido de lactosa, son las mejores opciones para las personas que sufren de alergia o intolerancia a la lactosa.

Se producen por la acción de bacterias BAL (ácido lácticas) que son levaduras de la leche, ácido-bacilos y estreptococos.

Los principales productos de este tipo son: el yogurt, el queso curado y el Kéfir de leche.

El kéfir tiene una ventaja importante sobre el yogurt y es que posee una mayor riqueza de bacterias con efecto probiótico.

2- Bebidas fermentadas:

Aunque el alcohol por sí mismo es sumamente dañino para nuestra microbiota, entre las bebidas fermentadas el vino ocupa el puesto privilegiado.

Durante la fermentación de la fruta, las bacterias presentes en el ambiente o superficie del alimento transforman su contenido natural de sacarosa en alcohol.

Al vino se le somete a un tratamiento con sulfitos, de esta manera se destruye casi toda su riqueza bacteriana y desaparecen casi todos sus beneficios como alimento naturalmente fermentado.

Debido a su menor contenido en alcohol, la cerveza o la sidra son un poco más saludables que el vino, sin embargo no deben considerarse como bebidas fermentadas saludables tampoco.

Pero no todo son malas noticias, hay bebidas fermentadas saludables como la kombucha.

La kombucha es un té fermentado por diversas colonias de microorganismos vivos, y se le atribuyen efectos beneficiosos para el hígado.

Con un sabor que recuerda ligeramente al vinagre, este té fermentado no es para todos los gustos.

La suave efervescencia que adquiere la bebida de forma natural a través del proceso de fermentación otorga un sabor ligero y refrescante para el paladar.

La kombucha es un té fermentado conocido desde hace más de 2000 años en China, muchos lo consideran con potencial anti cancerígeno y es la bebida fermentada más saludable.

3- Legumbres y cereales:

Entre las legumbres, la soja es la estrella por excelencia de los alimentos fermentados.

El miso, el tempeh y el natto se obtienen de su fermentación. En su proceso se mezcla con otros cereales como el trigo o la cebada.

El tofu también se obtiene exclusivamente de la soja fermentada.

Estos alimentos son una fuente importante de proteínas de origen vegetal.

De la soja existen muchos condimentos de origen asiático como la salsa de soja, el tamari (es una salsa con mayor contenido de sal y soja) y el shoyu (fermentado de soya, mezclado con granos de trigo tostado y semillas de koji).

En el caso de los vegetales, la fermentación se basa en macerar el alimento con sal no refinada, dejándolo en reposo durante un tiempo a temperatura ambiente.

Los vegetales más comunes son las zanahorias, cebollas o los pepinillos. También los encurtidos con cebolla morada o blanca.

Recomendaciones:

Para obtener mayores beneficios de estos alimentos y sus propiedades, es importante tomar algunos aspectos en cuenta:

  • Escoger fermentados no pasteurizados.
  • Evitar métodos de conservación o de cocción agresivos (ebullición, refrigeración, etc).
  • Las personas hipertensas deben regular su consumo.
  • Muchas veces los sabores son muy intensos, por lo que si es necesario se pueden rebajar con agua antes de consumirlos.

En caso de que no estés acostumbrado a consumir alimentos fermentados, puedes incluirlos en tu dieta de manera progresiva.

Los productos fermentados se recomiendan mayormente en situaciones como:

  • Etapas de transición de dietas altas en refinados a dietas ricas en alimentos integrales.
  • Después de un tratamiento con antibióticos.
  • En casos de convalecencia o debilidad.

Es importante agregar una porción de alimentos fermentados a nuestra dieta diaria.

Si tomamos en cuenta que las bacterias en nuestro intestino suponen el 70% de nuestro sistema inmune. Entonces debemos consumir más alimentos con bacterias.

Si optamos por los alimentos fermentados naturales y tradicionales obtendremos muchos beneficios para nuestra salud y de paso ayudaremos a nuestro sistema inmune a fortalecerse.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here